Desde comienzos de 2019, Instagram trabaja en el rediseño de su plataforma, y planteó la eliminación de los likes. Suscitó mucha polémica, y tras múltiples pruebas ha evolucionado a la ocultación. Sólo el creador del contenido podrá ver el número total de likes.

En abril, comenzó con la ocultación de likes a los usuarios de Canadá, siguió en junio con Japón, Italia, Irlanda, Brasil, Australia y Nueva Zelanda. Y en el resto de países ciertos usuarios interactúan con versiones en pruebas de la aplicación, experimentando diferentes cambios que Instagram utiliza para estudiar su implantación.

Los psicólogos señalan que será una buena medida, ya que evitará la comparación de me gusta como un indicador de popularidad entre usuarios. Apuntan el efecto negativo de los likes sobre la autoestima de numerosos usuarios, en especial los más jóvenes.

¿Y ahora qué?

No son las únicas métricas públicas, el número de seguidores, el ratio de seguidores y seguidos, la cantidad de comentarios en publicaciones… Y en función del tipo de cuenta (personal, empresa o creador), existen diversas estadísticas internas: veces guardado, impresiones, personas alcanzadas, clics en enlaces, visitas al perfil… todo será adaptarse.